El padre más cruel del mundo

Lo normal, vamos: estás jugando con tus hijos con una enorme pelota y lo único que se te ocurre es hacerle la zancadilla y luego lanzarle un pelotazo a la cabeza… Pobre crío

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *