La forma más brutal de vengarse de una broma macabra

Hace unas semanas os enseñábamos una broma de infarto. Un amigo, si se puede llamar así, despertaba a un joven que estaba durmiendo con el ruido de una motosierra que estaba encendida en su cuello. Pues bien, la venganza se ha servido en frío… ¡y con sangre!

El que fuera en su momento víctima fue el que despertó de un susto a su amigo, aunque lo mejor estaba por llegar: al salir de la habitación iba a darse el auténtico susto de su vida.

¡El que ríe el último…!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *