Un acantilado. Un salto. Un perro.

“¿Cómo? ¿Vosotros sí y yo no?”, pensó el perro…

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *