Lo detienen por conducir borracho y dice que era su perro el que iba al volante

Así se lo dijo a los policías: “Es mi perro el que estaba conduciendo, y lo hace porque quiere. No va a encontrar nada de drogas o armas de fuego que me inculpen”

volante

 

Pocas noticias resultan tan insólitas como esta que os traemos hoy. La protagoniza Reliford Cooper, de 26 años, que fue detenido por conducir borracho y estrellar su coche contra una zanja mientras estaba siendo perseguido por la policía en Palmetto, Florida. Pero él tenía una excusa ‘perfectamente’ válida para librarse:

«Es mi perro el que estaba conduciendo, y lo hace porque quiere. No va a encontrar nada de drogas o armas de fuego que me inculpen».

Cooper escapó a pie antes de ser finalmente retenido por perros rastreadores en una iglesia. Se había refugiado en la capilla, y los feligreses lo expulsaron porque olía a alcohol y marihuana.

Ahora está acusado de conducir ebrio, huir de la policía y abandonar la escena de un accidente. Su perro, por si había alguna duda, ha quedado libre de toda acusación.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *