El peor padre del mundo

Ponte en situación. Eres padre y tienes un hijo –de otro modo no podrías serlo, claro-. Es invierno, vives en una ciudad que está hasta arriba de nieve por las heladas y decides que es hora de forjar lazos con tu progenitor. Un plan podría ser hacer un muñeco de nieve o hablar sobre cómo surge este elemento de la naturaleza.

Pero el plan que la mayoría hacen es el de coger bolitas de nieve, recalcamos, BOLITAS, para lanzárnosla unos a otros. Pues a este padre esa idea no le parece del todo buena. Mejor coger una bola tan grande como el propio niño para enseñarle de paso leyes de la física que no sabemos si él mismo conoce. Premio al padre del año.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *