La nieve en La Zubia inspira a un poeta granadino

El pasado puente de Andalucía, la nieve visitó la provincia de Granada, dejando varios paisajes dignos de postal. Uno de ellos, el presente en La Zubia, inspiró a Pedro López Ávila, un poeta granadino que grabó la escena y la acompañó de este precioso poema:

Trota el poniente

bajo la calma de alejadas estrellas.

Ella aún está conmigo,

reconstruyendo lo desamado

Me ha mirado con un silencio antiguo

y ella sigue estando allí:

en el sueño que levita del lago.

Venid conmigo y la veréis:

sin ocupar espacio, deslumbrante

en el revuelo de las distancias.

Más arriba de las cúpulas,

entre las alas de gaviotas perdidas,

en el solitario color violeta.

Ella es cristal pintado de aire,

beso de néctar volátil,

nevada de primavera.

Ella es un mar de golondrinas,

un manantial de luz,

una ramita de arbusto en flor.

Venid conmigo y la veréis:

enredada a la luz y al crepúsculo

en aliento de hermosura.

Sus ojos son un sueño salvaje,

un puñal en un pañuelo;

sus labios se encienden en granate,

su rostro, florecillas de ladera y colina,

sus pechos, paloma sin morada,

sus muslos, disputa con los juncos

que se elevan como vuelo de cisnes.

Ella aún está conmigo,

reconstruyendo lo desamado.

Ahí, en el espacio de la ilusión,

en el milagro escondido del tiempo.

Pedro López Ávila

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *