El ladrón más torpe del mundo

Ser taxista es una profesión que entraña riesgos. Sobre todo porque nunca sabes quién se puede subir en tu coche. Algo así debió pensar el taxista que protagoniza nuestra historia. En pleno servicio llevando a un cliente en Estados Unidos la cosa se puso muy negra.

Casi del color del arma que portaba el pasajero y que no dudó en ponerle en la cabeza al conductor que no sabía qué hacer para evitar que acabara con su vida. El ladrón le pedía dinero y en las imágenes basta ser un poco avispado para darse cuenta del tremendo fallo que estaba cometiendo el delincuente… Mucho ojo al vídeo.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *