(VÍDEO) La caída más absurda que arruina una boda

Titanic fue cosa de Jack y Rose. No hablamos evidentemente de la historia real sino de la que se llevó a la gran pantalla. Decimos que Titanic fue de ellos porque intentar emularlos a veces puede parecer rídiculo. Para ilustrarlo basta con ver el modo en que se celebró una boda que se ha convertido en el hazme reír de YouTube.

Dos novios entrando en el salón de celebraciones, un barco flotando y muchos invitados. El amor fluye en el ambiente y a alegría y el asombro por la “performance” se dan la mano. ¿Qué podría salir mal?

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *