Te presentamos al ‘pagafantas’ más grande del mundo

A este joven le han roto el corazón y mira que por falta de esfuerzo no ha podido ser. Este hombre chino pasó varios días sin dormir con tal de lograr hacer el mural más impresionante del mundo. O algo parecido. Trabajó incansable para realizar con 846 cubos de Rubik (ahí es nada) un mural de unos tres metros de alto.

Lo extraordinario del mural es que además de tener que encajar bien las piezas de los cubos, los colocó de tal manera que formaron un rostro. Ese no era otro que el de su amada al que le quería demostrar sus profundos sentimientos. Pero no lo logró. Se ve que a la chica los cubos de Rubik o él no le gustan. No sabemos qué pudo fallar. Lo que sí sabemos es que este hombre no se va a recuperar fácilmente aunque eso sí, ya se ha hecho famoso a nivel mundial.

Para que nos creas te dejamos un vídeo. Si prestas atención se puede escuchar cómo se rompe su corazón. ¡Vivan los pareados!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *