Comienza la época de cría de becarios en cautividad en Granada

El buen tiempo es sinónimo de vacaciones, tiempo para estar con la familia y los amigos y en general tiempo para uno mismo. Cuando llega el sol, las playas se llenan de gente y las piscinas hacen lo propio. Para casi todo el mundo el verano que se acerca es un motivo para ser feliz. Para casi todo el mundo menos para los becarios.

Porque junio es también sinónimo del comienzo de la temporada de cría en cautividad de esta raza de seres humanos inexpertos. Personas que quieren aprender sin tiempo ni para beber agua y que deberán entrenarse duramente entre uno y seis meses para poder “estar en la cola del paro con más experiencia que el chico que está sentado al otro lado de la sala” comenta Rodrigo Páez, criador de becarios desde hace 30 años.

Rodrigo, que cuenta con una dilatada experiencia, comenta el procedimiento habitual: “durante las próximas semanas tendrán lugar los trámites largos e innecesarios para que esos niños felices lo sean un poco menos cuando tengan que estar todo el día currando sin ganar casi dinero”. Además este año los puestos de prácticas más demandados volverán a ser el de “chico para todo”, “niño imprime esto” o “vete a la otra punta de Graná pagándote tú el autobús”.

Carmen López es una de esas personas que durante el verano serán becarias. Acaba de cumplir 21 años y se siente llena de expectativas y con “muchas ganas de ver cómo será trabajar en un periódico de verdad, con sus llamadas a Rajoy y sus largos debates entre los compañeros sobre si debemos publicar respetando la fuente o desvelando una trama de corrupción impresionante”.

 

gra-selectividad--575x323

 

Ella es periodista pero no es la única de las profesiones que más becarios cría en cautividad durante el verano. Otra de ellas es la de administración. Nicolás Rodríguez es uno de los que participarán de esta actividad durante los meses de julio, agosto y septiembre. Este joven granadino natural de Armilla se muestra más cauto y sostiene que “no se muy bien si tendré que llevar la contabilidad de una empresa o de la otra, pero la verdad es que yo estoy preparado”.

El criador de becarios, Rodrigo Páez, sostiene que “es una gran oportunidad para todos estos jóvenes ilusos porque así de paso no están en la calle sin hacer nada y teniendo unas vacaciones merecidas después de muchos meses estudiando a destajo”. “Es bueno que estén abiertos a nuevas oportunidades y que asuman que deben estar preparados para cualquier cosa de manera literal” explica el experto.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *