La maravillosa lección de este joven ciego de Granada

A veces nos perdemos entre tonterías. Entre quejas de que lo que hacemos no está bien o que esto o lo otro debería ser de otro modo.

osorio

Que vaya lástima que las cosas no salgan como queremos o que hay que estar pendientes de cuidar la línea no vaya a ser que la sociedad no nos acepte tal y como somos. Pero nos perdemos en tonterías porque hay valores que olvidamos.
Valores como la humildad, la humanidad o el saber estar son tan necesarios entre nosotros que de vez en cuando es bueno recordarlos. Y eso ha logrado este joven granadino. Él es invidente y eso no ha supuesto en absoluto que no sea capaz de hacer algo que mucha gente nunca hace. No explicamos más, basta verlo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *