¿Sabías que hubo un año en el que no hubo verano?

Hubo días que parecían normales de temperatura (rozando los 35 grados) y de pronto, en pocas horas, las mismas descendían hasta los cero

DÍA DE CALOR EN BILBAO,FOTO DE BORJA AGUDO,21/6/2016

DÍA DE CALOR EN BILBAO,FOTO DE BORJA AGUDO,21/6/2016

No te asustes, este no va a ser. 2016 va camino de ser otro año normal y corriente en cuanto a las estaciones climatológicas. Aunque en Granada sabemos que solo hay dos; básicamente invierno y verano. Sin embargo hubo un año en que no hubo verano. Tal cual suena. Nadie bajó a Almuñécar o a Motril a darse un chapuzón porque el tiempo no invitaba a ello.
Fue hace justo 200 años y los protagonistas fuimos nosotros, los europeos. En 1816 hubo una grave crisis mundial en cuanto a la temperatura de la Tierra y esta descendió en picado. Cayó tanto que incluso hubo ríos de hielo en pleno mes de agosto. Aquel verano inexistente tuvo fenómenos extraordinariamente raros.
Hubo días que parecían normales de temperatura (rozando los 35 grados) y de pronto, en pocas horas, las mismas descendían hasta los cero. En países como Rumanía, al sur de Europa como España, está datada la existencia de ríos helados, nieve o zonas en las que la vegetación no estaba en su nivel óptimo a estas alturas de año.
Aquella situación se produjo por diferentes factores. El principal fue que el sol, durante ese periodo, estaba en un periodo de actividad muy bajo que se da de manera cíclica. Pero a ello había que unirle el hecho de que durante aquel invierno previo, había habido una intensa actividad volcánica en todo el planeta incluyendo la erupción del volcán Tambora en Indonesia que había sido hasta entonces la erupción más potente en más de 1.000 años.
Lo grave de que aquel año no hubiese verano parece evidente. Hubo muchos problemas para que la fauna y la vegetación se mantuvieran en niveles estables para la población. Lo que derivó en problemas en la agricultura y en los abastecimientos que acabaron por provocar grandes plagas de hambre. Por eso es común que al año 1816 se le conozca también por el sobrenombre de “año del hambre”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *