Cuando para un granadino ir a la playa era bañarse en el Genil

Ahora todos estamos acostumbrados a tener la playa tan cerca que casi parecería que tenemos una ciudad con costa cuando no es así. A poco más de media hora está Motril dispuesta a permitirnos que nos demos un chapuzón en la playa. Pero hace no demasiado tiempo esto no era así.

Antes incluso de que la antigua carretera de Motril fuese muy transitada, los granadinos tenían un plan alternativo para los calurosos días de verano. Consistía en bañarse muy cerca, tan cerca como en uno de los ríos que bañan la ciudad. Bañarse en el Genil. Para eso, durante varias décadas del siglo pasado y hasta mediados de los 80, los granadinos tenían un ritual.

Algunos optaban por irse cerca de la fuente de la Bicha y en la rivera del Genil que pasa por esa zona, aprovechar y meter el cuerpo en el río. Era una costumbre bastante habitual y de hecho aún hoy día algún que otro despistado se salta la prohibición y se baña ahí. Pero esta era la opción menos refinada, había otra mucho mejor.

bolardo-genil

 

Coger el tranvía de Sierra Nevada y viajar en él, abarrotado de granadinos, hasta la zona del Charcón. Por aquel lugar, cerca del Maitena, los granadinos pasaban unos días extraordinariamente agradables. Cerca de la naturaleza, en plena montaña pero bañándose en el agua. Algo que hoy en día se puede seguir haciendo precisamente en esa piscina natural con la que cuenta el restaurante Maitena. Pero que nada tiene que ver con lo que se hacía hace años.

Eran familias enteras las que viajaban desde la que hoy es la Fuente de las Batallas hasta el corazón de Sierra Nevada. Haciendo prácticamente lo mismo que hacemos hoy. Madrugar para coger sitio y poder pasar un día agradable refrescándose con un baño.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *