El cine que los espectadores abandonaron por pánico

Cuando se tiene una tarde aburrida se suele recurrir a él. El cine forma parte indivisible de las vidas de quienes viven en un país desarrollado. Porque el cine está ya en todas partes. No solo en la propia sala sino hasta incluso en nuestros teléfonos móviles. Pero este invento de finales del XIX por parte de los hermanos Lumière tuvo un origen muy complicado.

usines_1

Primero porque quienes escuchaban a los hermanos hablar de que eran capaz de mostrar fotografías en movimiento los tachaban por locos hasta que finalmente lo veían. Segundo porque el cine de entonces era considerado mágico para la mentalidad de la época.

En una de aquellas primeras proyecciones sucedió lo impensable hoy en día. Un grupo de personas, en la Francia de principios del siglo pasado, acudió a ver una de estas “milagrosas” proyecciones sin haber visto nunca nada similar. La película, por llamarlo de algún modo, consistía en la emisión de un tren en movimiento y de hombres sentados a caballo.

Quienes inocentemente se acercaron a ver aquella precaria película vivieron el peor de los sustos de su vida. Sin saber como funcionaba aquel invento, se pusieron delante de la pantalla inconscientemente sin imaginar que verían a un tren en movimiento y a hombres acercándose montados a caballo. Algo que provocó pánico entre los asistentes. Muchos se levantaron y se fueron temiendo que el tren pudiese llegar a atropellarles o que los caballeros viniesen a por ellos.

Un susto que hoy provoca carcajada (y eso que no era vídeo en 3D) pero que demuestra lo avanzados que estamos con respecto a la tecnología y lo inocente que hemos llegado a ser como especie.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *