Se cumplen 250 años del invento al que la lluvia odia

Hoy estamos de celebración porque es el 250 aniversario de la creación de un producto que es la estrella en los días de lluvia. Se trata del impermeable. Una prenda capaz de hacernos estar secos aunque en plena calle podamos estar viendo a Noé con su arca como un poseso buscando animales.

Su inventor fue Carles Macintosh que con ese apellido es lógico que acabara creando algo. El hombre, que en realidad era oficinista, también era un enamorado de la química. Tanto le gustaba esta afición que acabó por inventar un tejido capaz de sortear la lluvia. Corría el año 1766 y aquello parecía magia.

En realidad lo que acababa de crear era el impermeable. Una prenda de vestir a la que la lluvia le resbala literalmente. No hay lluvia que pueda molestar a alguien que lleve este traje salvo porque algún gracioso le haya hecho un agujero. Desde entonces, desde aquel 29 de diciembre, medio mundo le da las gracias.

Aquí en Granada se las dan sobre todo los aficionados granadinistas que van a Los Cármenes. Bastante tienen con ver caer goles en la portería que no les gusta como para encima tener que sufrir una lluvia que gracias a Macintosh no padecen.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *