Confunde a su marido con un sofá y lo lleva al Punto Limpio de La Zubia

Francisco Ortiz ha amanecido esta mañana sin esperarlo en pleno corazón del polígono industrial El Laurel en La Zubia. La razón es que había sido entregado en la tarde-noche de este domingo al Punto Limpio que se encarga de reciclar los electrodomésticos y muebles que ya no se usan. Le había llevado ahí su propia esposa Josefa, vecina como él del municipio.

Con cara de sueño y teniendo serias dificultades para desperezarse, Francisco ha acertado a decirle al empleado del Punto Limpio que “no sé qué ha pasado aquí, yo estaba viendo al Granada contra el Betis y se me cerraron un rato los ojos y aquí me he despertado”. Según el trabajador que le ha encontrado y que prefiere conservar su identidad, Francisco “estaba dormido y roncando”.

Lo cierto es que el hombre no ha aparecido solo sino sobre su propio sofá. Si bien es cierto que el mueble es bastante más pequeño que el propio Francisco por lo que era bastante más visible él. Su mujer, que fue la que lo entregó en el Punto Limpio, se excusa al asegurar que no se había dado cuenta.

Josefa explica que ella “llevaba varios días sin escuchar a mi Paco y eso no es tan raro porque duerme mucho pero siempre ronca”. Por ello las primeras pesquisas apuntan a que el hombre debió quedarse dormido y sin emitir sonido por primera vez en mucho tiempo. Un hecho que contrasta con la información del empleado del Punto Limpio que aseguró haberle escuchado roncar. Aunque médicos especialistas del PTS explican que sí es posible que no hubiese roncado porque “la victoria del Granada le dejó dormir placentera y profundamente”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *