El otro puente “romano” olvidado de Granada

Todos conocemos el llamado puente romano que une Granada a la altura de Escolapios con el Paseo del Salón. También sabemos que no es romano y que solo lo llamamos así porque se parece mucho a lo que entenderíamos por ello. Pero hay otro puente, casi tan transitado como el que mencionamos, que aunque la gente lo conoce, no suele reparar en su existencia.

Para los más avispados queda claro que nos referimos del llamado Puente Verde. Dicho puente es el que está delimitando el Paseo de la Bomba y que hace exactamente la misma función que el romano solo que varios metros más arriba. Es una construcción que tiene también mucho tiempo e historia y sin embargo suele pasar desapercibido. Salvo por una cualidad que lo hace especial: lo “bajo” que es.

¿Cuántas veces has transitado por él y has caído en la cuenta que es peligroso pasarse de listo y asomarse por uno de sus lados? En efecto apenas levanta unos pocos centímetros del suelo. Será porque los franceses, que fueron quienes lo construyeron durante la invasión de Napoleón en el siglo XIX, no han necesitado nunca de barandillas ni soluciones similares.

El Puente Verde es la puerta de entrada hacia Granada del río Genil. Es una belleza arquitectónica por la que muchos pasan día a día sin percatarse de él. Pero ¿por qué se llama Puente Verde? Pues porque el que había justo antes del que está actualmente estaba pintado precisamente en ese color.

Una Respuesta

  1. Miguel T. Caballero Sánchez

    El puente verde lo construyeron los franceses con las piedras de la torre de los Jerónimos. Si os fijais en la torre, al ser reconstruida, las nuevas piedras son más claras que las originales.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *