El granadino de adopción que convirtió a Granada en referente económico

De entre todos los granadinos ilustres a los que alguna vez hemos mencionado, hay algunos que lo son no por nacimiento sino por la vida que llevaron después. Es el caso de Juan López-Rubio, un hombre que sin haber nacido a los pies de la Alhambra, hizo más por la ciudad y sobre todo por su vega, que muchos que sí tuvieron ese privilegio.

Este hombre fue un granadino convencido de la capacidad de esta tierra para progresar. Nacido en 1829 en Huelva, a los 25 años se mudó a Granada e hizo de la Vega un lugar próspero económicamente gracias a su tesón. Gracias a sus investigaciones sobre el cultivo de remolacha y la obtención del azúcar, logró que se repartieran semillas gratis entre los agricultores de la Vega de Granada.

Este gesto, que en principio pudiera parecer de buen samaritano sin más, logró que Granada se convirtiese por un tiempo en una potencia productora de azúcar de remolacha y viviese su mayor esplendor económico durante la década de los años 20. Justo cuando nuestro protagonista, Juan López-Rubio, ya había fallecido y no vivió para ver lo que había logrado su tenacidad.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *