¿Te acuerdas de la hípica del Zaidín?

Parece que fuese ayer, pero hace ya una década que este lugar echó el cierre. Hablamos del vieja hípica levantada en el barrio del Zaidín junto a la Avenida de América. Un lugar que estuvo cinco décadas ahí y que configura parte de la magia de la zona de los Vergeles del popular distrito granadino.

Fue en verano de 2007 cuando por última vez se pudo disfrutar de ella. Entonces cerró para siempre y para trasladarse años después a las afueras de la ciudad. Pero aquel sitio legó a los vecinos un inconfundible ambiente que solo quienes tienen cierta edad recuerdan. El olor a hípica característico, su muro blanco con alguna que otra declaración de amor oculta y sobre todo el espacio que ocupaba.

Porque sí, la vieja hípica estaba en el lugar en que hoy está la llamada plaza con el mismo nombre. Esa que también ha legado a la parada de metro cercana su nombre. Y tú ¿te acuerdas de ella? ¿Qué historias tienes con ella? Cuéntanoslo.

Una Respuesta

  1. Arbogranada

    La Hípica era un club social donde unos cuantos granadinos pasamos toda nuestra infancia y adolescencia. Muchos días de verano en aquella maravillosa piscina (seguramente no era la mejor de las piscinas pero para nosotros sin lugar a dudas era la mejor, “nuestra” piscina) ¡y cómo nos lo pasábamos!; muchos partidos de fútbol sala en aquella destartalada pista, por la mañana, por la tarde y hasta por la noche cuando conseguíamos que el portero nos diera las llaves de aquella pedazo de iluminación, ja! se echan mucho de menos esas grietas, ese frontón, esos vestuarios cochambrosos, esas gradas, esos columpios donde se nos colaba el balón cuando no iba directamente a la calle; esa mesa de ping-pong donde hacíamos largas veladas para ver quien se convertía en el rey de la mesa; esos torneos hípicos y las consiguientes apuestas; ese primer amor para muchos o primera decepción amorosa para otros cuantos. Efectivamente LA HÍPICA era nuestra vida y todos aquellos que formamos parte de ella, estoy seguro, que nunca, nunca, nunca, la olvidaremos. ¡HASTA SIEMPRE QUERIDA HÍPICA!

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *