El metro de Granada se choca con otro coche para probar su resistencia

“¿A que no hay huevos?” se le ha escuchado decir a uno de los vagones del metropolitano de Granada que esta mañana se ha chocado con otro vehículo después de que lo hiciese otro en la mañana del viernes. Se trata del segundo percance en dos días y que tiene como protagonista al nuevo medio de transporte local que empezará a funcionar en dos semanas.

Según han explicado los testigos presenciales, durante los ensayos que han estado haciendo en pleno casco urbano de Maracena, uno de los vagones del metropolitano se ha mostrado muy vehemente con todos los vecinos con los que se cruzaba. “¿Qué miras caraculo?”, “no te voy a dejar subirte gratis”, “mira qué pintura más guapa llevo” o “paso de ir tan lento” han sido alguna de las expresiones que se le han escuchado decir al polémico vagón.
Momentos después de dichos improperios, el propio convoy ha decidido chocarse con un BMW que esperaba pacientemente a que el semáforo se pusiese en verde. “Es que no puedo con los flipaos que tiene cochazos, ahora verás cómo yo aguanto más que esa nenaza” ha dicho el vagón pocos segundos antes de estrellarse contra el coche.
No es la primera vez que este metro tiene algún tipo de problemas. Durante su estancia como vagón del metro de Madrid y trabajando en la línea 2, solía pararse en la estación de Sol para gritar que “Vodafone mis cojo…” por lo que finalmente fue despedido y enviado a la chatarra antes de ser reutilizado como vagón para el metro de Granada. Ahora se está a la espera de saber qué sucederá con él si se le impone una sanción o se le retira de la circulación.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *