Así habría sido ‘La Bella y la Bestia’ si fuese una película granadina

Si ‘La Bella y la Bestia’ hubiese sido una película granadina tenemos claras dos cosas: Bella viviría en Armilla trabajando en ese gran centro comercial que tú y yo conocemos y Bestia habría sufrido su hechizo queriendo ligar una noche de copas en Ganivet. Allí habría quedado encerrado para siempre esperando a que su amada conquista llegara algún día a rescatarle.

Los vasos y los taburetes del pub serían los mejores amigos de una Bestia que cada noche saldría a asustar a las mujeres de Granada intentando que alguna ligara con él. Todo sería así hasta que un día Bella tuviera un día libre y se acercase a esta zona de marcha. Allí vería que su padre también había ido “porque había salido a comprar tabaco” y de la bronca que le hubiera echado Bestia se habría percatado de su presencia.

Así habrían empezado a conocerse y Bella hasta a hablar con el agua de las macetas hasta que bien entrada la noche, a poco tiempo de que Bestia se quedara para siempre siendo un garrulo, Bella lograría romper el hechizo. Como dicen por ahí que por la noche “todos los gatos son pardos”, Bella y Bestia se fundirían en un baile con Luis Fonsi y posteriormente se besarían para romper el hechizo y que de Bestia saliese el señor zaidinero que lleva dentro.

Después serían felices y comerían churros en el Café Fútbol.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *