La saeta de Semana Santa que hizo reír a toda Granada

Ya ha llegado la semana preferida del año por quienes son los más devotos. La Semana Santa ya está aquí y es hora de disfrutarla gracias al buen tiempo que hace. Una temperatura muy agradable y un sol relucientes acompañarán durante toda la semana a lo que suceda con los mejores pasos de nuestra Semana Santa granadina.

Quizá este clima y este buen tiempo ya fueron protagonistas hace años, cuando tiene lugar la anécdota que te vamos a recordar en El Bolardo. Hace ya muchas décadas, a principios del pasado siglo, una procesión, la de la Santa Cena, le dio razones a uno de sus acompañantes para hacer lo propio y cenar como DIOS MANDA. No es una expresión al azar sino que tiene una lógica estricta.

Uno de los saeteros que iban a rendirle tributo al paso tenía dos misiones. La primera cantarle a la Virgen de la Soledad que salió aquel Viernes Santo que fue de lo más especial. Porque el día anterior la Santa Cena no pudo salir así que decidieron que lo hiciera al día siguiente. Por lo que la segunda misión de nuestro saetero fue la de no quedarse sorprendido como el resto de Granada.

Pero el hombre no pudo contener su emoción al encontrarse a la Santa Cena pasando por Plaza Nueva que cuando le tocó cantarle a la Virgen de la Soledad, no pudo contener su emoción e hizo buena la cena que él mismo se habría dado. Por lo que hizo famosa una saeta que todos conocen. A la Virgen le cantó:

”Virgen de la Soledad,
no llores ni tengas pena…
que he visto a tu Hijo cenando
allá por Plaza Nueva.”

PROCESIONES 2014. LA SANTA CENA. FOTO: RAMON L. PEREZ

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *