Los gatos de la Alhambra se atrincheran

Un secuestro ha tenido lugar este martes en Granada. Uno de esos secuestros que pasan a la historia por la importancia que tiene lo secuestrado. Un grupo de 50 gatos vecinos de la Alhambra desde hace años han decidido dar un golpe de Estado y quedarse con el monumento nazarí. Así lo ha explicado el cabecilla del clan, Misifú, que es quien más tiempo lleva viviendo allí. En concreto 5 años.

Misifú ha expuesto a los medios que se han acercado al monumento que “miau, miaaaaau, jrrrr” intentando sacar los dientes en su última palabra pero dejando claro que no cejarán en su empeño de hacerse con la Alhambra. Las razones que esgrimen, según relata un veterinario que asegura entender a los gatos, es que “en los últimos meses ni los turistas alemanes se quieren hacer fotos con ellos ni les echan comida”.
La situación, que se volvió insostenible el pasado domingo cuando varios de los gatos tuvieron que renunciar a su lavado de lengua diario por falta de agua de la que beber, les llevó a amotinarse a la entrada de los Palacios Nazaríes y trazar un plan. Así Misifú lideró a sus compañeros y entre todos comenzaron a levantar un muro de bolas de pelo que está impidiendo el acceso por el ala oeste del Palacio de Carlos V.
Hasta el momento ninguno de los gatos se ha rendido a la hora de pedir la independencia de la Alhambra y que les den a ellos la titularidad si no “¡miau, jrrrr, miaaaaaaaaaaaaaaaaaau!” lo antes posible tal y como solicita Misifú. No obstante, la mayoría de los gatos son autóctonos del monumento por lo que cuentan con un plus de malafollá que los hace una banda temible de felinos.

2 Respuestas

  1. Antonio Martin

    The greatness of a nation and its moral progress can be judged by the way its animals are treated. El nivel de desarrollo de un pueblo se mide por el trato que tiene a sus animales.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *