Confunde a su hijo con un balón de Nivea y lo golpea mar adentro en Motril

 

Antonio Velázquez ha pedido perdón esta mañana a su familia por golpear “de manera accidental” a su hijo Antoñito mar adentro en Playa Granada (Motril). El suceso ha tenido lugar justo antes de la hora de comer cuando Antonio se disponía a jugar con una pelota de playa con su cuñada Ana. Una pelota de las conocidas por la marca Nivea que ha acabado provocando un pequeño contratiempo.

El hombre ha golpeado por error a su hijo Antoñito de dos años de edad al confundirlo con este esférico. “Estábamos jugando mi cuñada y yo cuando se ha metido el crío en medio” explica en su defensa Antonio Velázquez de 35 años y natural de Loja. El mismo recuerda que no pretendía herir a su hijo y que en todo caso la culpa es de la sociedad por hacer los balones Nivea cada vez menos azules.

“Si el crío no estuviera tan gordo y no llevara un bañador tan feo, a lo mejor no habría pasado” comenta Ana, la cuñada de Antonio. Lo cierto es que Antoñito, el hijo, apenas sabe hablar pero ya pesa más de 20 kilos y posee unas proporciones más redondas que definidas, de ahí que el error de su padre haya podido resultar comprensible.

El menor, tras ser golpeado, ha sido introducido en el mar por su padre en plena costa motrileña y no ha vuelto a ser visto cuando Antonio se ha quejado de que “no escuchaba al crío llorar porque no le habíamos dejado la Tablet”. Finalmente se han percatado de que el niño estaba intentando nadar cuando uno de los socorristas ha ayudado a Antoñito a volver a la orilla y le ha aconsejado a su padre que deje de darle bollería industrial todos los días.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *