El dato que ni te imaginabas del Paseo de los Tristes

Si hay una zona de Granada que sea bella y que atraiga a más visitantes, esa es sin duda la del Paseo de los Tristes. Este imponente lugar que discurre junto al Darro y que deja justo encima de sí misma a la Alhambra, es uno de los favoritos de cualquier granadino. Sin embargo, lo que muchos no saben es que no es tan antiguo como se podría pensar. Es más, de hecho ni Boabdil lo llegó a conocer.

El Paseo de los Tristes es una obra que se puso en marcha después de los Reyes Católicos y hasta de Carlos V. Este espectacular rincón granadino empezó a construir en el siglo XVII y prueba de ello es su fuente, que se levantó en 1609. El terreno en el que está pertenecía a los señores de Castril, los mismos que poseían el que hoy es el Museo Arqueológico y lo cedieron a la ciudad para construir este nuevo acceso hacia el Sacromonte.

Un acceso que terminó siendo tan bello que sorprende que la Granada musulmana jamás la conociera y que los Reyes Católicos o Carlos V estuviesen tan enamorados de esta ciudad cuando ni siquiera habían imaginado uno de los rincones que más deja a cualquiera con el corazón encogido de puro enamoramiento.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *