El espíritu maligno que habita en Sierra Nevada

Hay una leyenda que sobrecoge a cualquiera que la conozca y tiene mucho que ver con Granada. En concreto con su Sierra Nevada y con un hecho que tuvo lugar en ella y que preocupa a los viajeros que conocen algo de la historia. En pleno corazón de la Laguna de Vacares habita un ser que no parece ser de este mundo pero del que algunos han hablado hasta tal punto de describirlo.

Hablan de él como del espíritu de una mujer mitad humana mitad pájaro que en la mitología recibía el nombre de ondina. Al parecer esta extraña criatura vive en Sierra Nevada y más en concreto en esta laguna y su desdicha es tal que hubo un día en que sufrió tanto que jamás pudo perdonar. En una visita que recibió al caer la noche de un grupo de senderistas que desconocían su existencia, la ondina se enamoró de uno de ellos.

En vez de acabar con su vida, como podría parecer debido a lo extraño de este ser, la ondina cogió al hombre y lo elevó en lomo y voló hasta una gruta gracias a sus alas. Allí lo hizo preso y lo convirtió en su amante. Sin embargo, este desdichado viajero tuvo la mala fortuna de ir a parar a un lugar en el que además había otros cadáveres junto a la ondina de hombres, que antes que él, habían ido a parar allí. Al verlo, este viajero no dudó un instante en aprovechar un renuncio de la ondina para salir huyendo del lugar.

Presa del desamor, la ondina vio cómo su amante la dejaba sola. Aquello le causó tal dolor que cuentan que aún hoy es aconsejable no acercarse a esta laguna de noche. Pues dicen las malas lenguas que la ondina aún la habita y que se aparecerá furiosa contra todo aquel que ose romper su luto por la pérdida de su amante.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *