Las curiosidades que ni te imaginabas sobre Lorca

Uno de nuestros poetas más importantes, si no el que más para muchos, fue Federico García Lorca. El granadino que llevó la poesía a unos niveles pocas veces vista antes y después, hizo de la cultura y el arte un amigo inseparable del buen gusto. Lorca ha sido inspiración para muchos y un orgullo para cualquiera que diga que es de Graná’ como él.

Nacido en Fuente Vaqueros un 5 de junio de 1898, se cumplen 119 años de su nacimiento. Una fecha que marcaría el futuro de España a nivel de poesía, música y teatro de la mano de Federico. Pero hay cosas sobre él que no todo el mundo conoce. Cosas que pasan desapercibidas para la mayoría y que guardan una explicación curiosa.

Fue amigo íntimo de Dalí, de Alberti y de Buñuel. Nació en una familia con posibles y que su talento para cualquier arte que conllevase letras estaba fuera de toda duda. Sin embargo, pocos conocen que Lorca no aprendió a andar hasta que fue bastante mayor. Según cuentan las voces de entonces que han llegado a nuestro tiempo, Federico aprendió a caminar cuando ya tenía cuatro años. Era un tipo tan singular que pese a su desbordante inteligencia, jamás destacó en la escuela.

Federico era un hombre peculiar. Tanto que solía predecir su muerte en alguno de sus poemas e incluso alguno de sus amigos, los antes citados, recordaban cómo solía hacerse el muerto en la Residencia de Estudiantes de Madrid donde todos convivieron. Pero hay una curiosidad especialmente relevante con respecto a él. No se llama como todos creen.

Federico García Lorca en realidad fue bautizado como Federico del Sagrado Corazón de Jesús García Lorca. En efecto, el artista granadino tenía un nombre mucho más largo y ligado a la cultura religiosa de la España de la época que apenas trascendió en el tiempo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *