El gran problema de las moscas granaínas

“Entran por rendijas y luego no saben salir por ventanales” concluye el artículo que ha publicado esta semana la revista Science sobre las moscas españolas. La misma explica que las moscas que suelen aparecer a estas alturas de año en España suelen hacerlo con muchas ganas de “molestar a los inquilinos de las viviendas, sin importar si son ricos o pobres”.

Sin embargo, lo relevante del artículo es que hace un análisis pormenorizado de los tipos de moscas por provincias y las granaínas son las peores.
Según se desprende de la investigación, “las moscas nacidas en Granada son con diferencia las peores para el ser humano”. Se definen como “moscas que están preparadas para poner de malafollá a una persona que ya es malafollá de nacimiento”. Por eso no es de extrañar que la mayoría de moscas que se encuentran en Granada molesten tanto.
“Son capaces de aparecer en momentos claves del día, cuando menos apetece su presencia” continúa el artículo. “Las moscas malafollá tienen la virtud de entrar en las viviendas granaínas haciéndoles la peineta a las personas sin que estas puedan verlas, pero si se pudiera escuchar lo que dicen se les entendería perfectamente un ‘aquí vengo a joder hoy’” desliza la publicación sobre las moscas de Granada.
Si hay comida “las moscas aparecerán en ellas cuando el plato sea muy suculento”. Si hace calor “se pegarán más a las personas para que deseen no haber nacido”. Si es de noche y dejas la ventana abierta para que entre aire a la habitación “no se moverán hasta que no la cierres y estés quedándote dormido sin ganas de poder echarlas del cuarto”. Todas esas, y algunas más, son las características que hacen de las moscas granaínas, las peores de España.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *