La oscura leyenda que cambió el sabor del agua del Albaicín

El amor, la traición y el deseo pueden actuar indistintamente en cualquier momento. Pueden hacer de una historia cotidiana un drama que trascienda el tiempo y viaje a través de las épocas hasta endulzar, sí, endulzar, la vida de las personas que vengan generación tras generación. Porque algo así sucedió según una leyenda que tiene lugar en la calle María de la Miel del Albaicín.

Aquí, durante la Edad Media, un guerrero musulman, Salam Almansur, secuestró y mantuvo cautiva a María Inestrosa, una joven cristiana. Tal era su obsesión por ella que intentó abusar sexualmente de la chica sin saber que estaba a punto no solo de cometer una atrocidad sino de dar pie a una leyenda que vivió durante siglos en este popular barrio granadino.

María, al intentar huir de su captor, dejó caer un ramillete de jazmines olorosos que tenía en sus manos. La casualidad hizo que este ramillete cayese directamente en el agua. Al contacto con el líquido elemento de los jazmines con este aroma, todo cambió. Dando lugar a lo que popularmente se conoció como ‘El aljibe de agua de miel’ y posteriormente a la calle antes mencionada y que es la que hoy existe.

Logrando, además, que durante mucho tiempo el sabor del agua que discurría por el Albaicín tuviese un extraño sabor a miel que achacaron a esta historia.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *