Una madre granadina decide poner puchero sin consultarlo en referéndum

Calor desde las doce de la mañana, pese a ser otoño y haber entrado en el mes de octubre. Esas son las condiciones habituales de Granada en esta época del año. De ahí que lo sucedido en la familia Pérez resulte todo un drama. Calificado como “malas noticias” por parte de Pedrito, el hijo del matrimonio de Albolote, que la madre haya decidido hacer puchero precisamente hoy, ha llenado de tristeza al domicilio familiar.

“No me esperaba esto, de verdad que no” repetía una y otra vez un triste Antonio Pérez que había soñado con la posibilidad de unas patatas fritas con huevos para “pasar el mal rato de darte cuenta que en octubre no sabes si hace frío o calor”. Lo cierto es que Adela, la madre, experta cocinera desde hace más de 20 años, no duda en que la decisión tomada de ofrecer puchero “es una buena opción para que Pedrito coma bien que ya está bien de tanto macdonals y macdonolos”.

Pedrito, en un intento desesperado de salvar la situación, le ha recordado a su madre que “las cosas hay que consultarlas, que luego tengo futbito y a ver quién se pone a correr”. Tajante, Adela les ha recordado a padre e hijo que “si queréis votar, ya sabéis a donde tenéis que ir, que aquí ni referéndum ni referénda”.

Pese a la insistencia de algunos amigos del instituto de Pedrito porque su amigo pudiera irse a comer pizzas a su casa, Adela se ha mostrado incorregible: “Esto no es una democracia, si hay que comer puchero, se come, y si no, cocinad vosotros”. Palabras ante las que Antonio ha tenido que callarse y darle la razón a su mujer porque “cuando tiene razón, la tiene”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *