Un granadino rompe el récord mundial de siestas al dormir durante dos días seguidos

“Se me fue de las manos pero estoy orgulloso” explica Alberto Santamaría, un granadino que ha logrado lo que a todas luces es un hito. Después de acostarse el pasado viernes por la tarde después del trabajo para echarse una siesta, su familia no volvió a saber nada de él hasta este domingo a las cinco de la tarde. Se había despertado entonces de su largo sueño.

Con esas más de 48 horas de siesta, Alberto ha entrado en el libro Guinness de los récords porque hasta la fecha nunca nadie había dormido tanto. El anterior registro lo tenía una mujer cordobesa que se mantuvo en la cama durmiendo durante casi 30 horas. El problema es que dicha mujer tenía una rara dolencia física que la hacía dormirse sin poder controlar. Por el contrario, Alberto está perfectamente sano.

A sus 32 años, este granadino del municipio de Lanjarón, tiene claro que lo que le pasó “es porque estoy todo el día trabajando y para un ratillo que tengo pues me echo una siestecica”. Alberto trabaja en una conocida tienda de colchones y es el encargado de probarlos antes de que salgan a la venta. “Tiene experiencia en el tema, es todo un profesional” apunta uno de sus compañeros de trabajo.

Lo que sorprende en este caso es que Alberto no haya necesitado ir al baño ni una sola vez. “Cuando uno está concentrado en algo, está concentrado” asume el protagonista de esta historia.

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *