El día que Alfonso XIII piropeó a Granada

Dos años antes de que su reinado se acabara, Alfonso XIII tenía un fetiche difícil de ocultar. Le gustaba tanto Granada y la Alhambra que si no fuese porque reinaba en Madrid, por él habría tratado de instaurar su monarquía borbónica en la capital granadina. Porque su respeto hacia la cultura de esta tierra era evidente. Hasta tal punto que en 1929 la piropeó de la mejor manera que puede hacerlo rey.

Fue un 5 de diciembre, como hoy. Hace ahora casi 90 años, el rey Alfonso XIII firmó un decreto que instauraba en Granada una condición que se ha mantenido hasta el día de hoy. Que ni la República ni el Franquismo trataron de arrebatarle porque es imposible. Desde aquel 5 de diciembre de 1929, Granada está declarada como un conjunto artístico-histórico de gran valor cultural. El piropo que Alfonso XIII quiso guardarse con la ciudad de la Alhambra.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *