Un granadino pide que le dejen casarse con su estufa

Enamorado hasta las trancas. Así está Antonio José de su estufa. Comprada hace unos días en un conocido establecimiento de Granada capital, este granadino ha admitido que siente atracción irrefrenable por su estufa hasta el punto de que no hay nada que le pueda quitarle las ganas de estar con ella.

“Me siento tan frío y solo cuando no está, que cuando sí puede, me da calor” admite Antonio José. Este vecino de Láchar de 34 años, tiene ante sí además la titánica tarea de que le reconozcan su amor por esta estufa. Pues sostiene que “mi amor hacia ella es tan enorme que ojalá me dejaran cumplir mis deseos”.

Lo que quiere concretamente es “casarme con ella”. Para él, la estufa le ha dado más “comprensión y calor que todas las mujeres con las que he estado en mi vida” y por eso cree que ha llegado la hora de dar el paso. Pese a que la adquirió hace unos días “no pasa nada, es todo un flechazo”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *