La rebelión de la Madraza: una cuestión de honor y religión

En plena calle Oficios, el edificio de la Madraza recuerda en Granada la importancia que siempre ha tenido en esta ciudad la universidad. Pues la institución académica que hoy demuestra su importancia, la UGR, tuvo una predecesora cuyo edificio continúa en pie pese al paso de los siglos y de las desgracias que en él han pasado.

Pues la Madraza, la famosa Madraza, fue la universidad original que tuvo Granada entre los siglos XIII, XIV y XV. Construida durante la dominación musulmana y a la par que la Alhambra, la Madraza vivió un hecho absolutamente punible hoy en día, que da muestras de hacia dónde puede llegar el fanatismo.

En 1499, siete años después de que los Reyes Católicos tomasen Granada, la universidad seguía impartiendo clase. Pero aún quedaban muchos musulmanes que pese a haberse transformado en moriscos seguían procesando el amor por una cultura en la que habían nacido. Una cultura que a uno de los máximos dirigentes de la Madraza no gustaba. El Cardenal Cisneros era muy duro con todo lo relacionado con el mundo musulmán.

Por eso, en aquel año, los alumnos moriscos que aún quedaban y que debían aguantar las enseñanzas, en ocasiones muy duras con ellos, del Cardenal Cisneros, organizaron una rebelión que acabó con la Madraza. Porque aquella rebelión hizo que muchos granadinos decidieran entonces asaltar la universidad y quemar los libros, sobre todo de origen musulmán, que había en ella. Una quema que acabó con la institución y que terminó dando paso al uso posterior de la Madraza como Ayuntamiento de Granada.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *