Quina, Santa Catalina: el alcohol que los niños granadinos de los 60 bebían

En El Bolardo nos empeñamos en viajar siempre al pasado para entender mejor de dónde viene nuestra forma de ser como granadinos. Por eso, en esta ocasión vamos a adentrarnos en algo surrealista que vivieron los que hoy son padres y en algunos casos abuelos. Pues cuando la España y la Granada de los cincuenta y sesenta estaba en su pleno esplendor, los más pequeños de la casa vivían en algunos aspectos como auténticos adultos.

Y no nos referimos a que por entonces los niños empezasen a trabajar siendo eso: niños. Sino que hablamos de que para comer o cenar, los padres de la época les daban alcohol. No, no se trataba de una bebida “de broma” para que los pequeños jugasen a ser mayores. Se trataba de una bebida auténticamente alcohólica que bebían casi todos los niños granadinos de la época gracias a sus padres.

“Quina, Santa Catalina” o “Kina, San Clemente” son dos bebidas que a buen seguro a alguno de nuestros lectores le suene a su más tierna infancia. Y es que con esas dos bebidas alcohólicas que sobrepasaban los 10 grados de alcohol, algunos de los niños de entonces se adentraron al mundo de la bebida sin saber ni siquiera cómo. Pues los envases de dichos brebajes además eran de lo más inocentes e invitaban a pensar que su ingesta era del todo recomendable. Nada más lejos de la realidad. ¡Ríete tú de los adolescentes yendo al botellódromo!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *