La llamada maldita que asustaba a los granadinos

Entre los cientos de relatos de leyendas que existen en Granada, hay algunos que viajan directamente al corazón de las que son consideradas como urbanas. Pues todos las han escuchado alguna vez y alguno ha asegurado haber conocido a alguien que la haya padecido. Nos referimos a la llamada maldita que aterró a más de un granadino hace no demasiado tiempo.

Entre finales de los años 90 y comienzos de los 2000, con el repunte de la telefonía móvil, una leyenda urbana recorrió la provincia de Granada de norte a sur. La misma inquietaba tanto que en el imaginario colectivo hay quienes la mantienen viva. Porque se hablaba de una terrorífica llamada telefónica que perturbaba la paz del que la recibía.

La misma solía suceder siempre por la noche y siempre pasadas las diez. A esa hora en la que el sonido de un teléfono puede asustar -y mucho- algunos granadinos llegaron a asegurar que sus teléfonos móviles empezaban a sonar y que el número que les aparecía estaba oculto. Si además tenías la mala fortuna de coger la llamada, el destino estaba escrito.

Al parecer, al descolgar el teléfono, una voz entre metálica y fantasmagórica nos atendía al otro lado. Decía palabras casi ininteligibles que desde luego dejaban inquieto al que lo escuchaba. No hacía falta colgar el móvil. La voz lo hacía por ti. Y desde ese preciso instante, un maleficio se hacía fuerte y empezaba a atormentar tus días con sucesos trágicos o mala suerte continua.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *