La UGR investiga por qué si miras el pan tostado tarda en tostarse pero si apartas la vista se quema al instante

Seguro que alguna vez han experimentado algo así: van a la cocina, se cortan una rebanada de pan, la meten en la tostadora y esperan para que lo que salga de ahí sea un pan tostado digno de untar con algo para convertirlo en una tostada. Pero seguro que también les ha pasado que nunca encuentran el punto exacto de tueste. Por eso, la Universidad de Granada ha investigado qué sucede con ello.

Pues solo existen dos opciones cuando se tuesta pan. O el pan se queda completamente blanco y tarda mucho en coger textura cuando alguien lo mira o el pan se quema completamente al segundo de no haber nadie mirando. ¿Será cuestión de magia? ¿Algún embrujo?

Los investigadores de la UGR determinan que las causas que hacen que el pan no esté como se espera es que el mismo reconoce a quienes lo trabajan y solo es capaz de tostarse adecuadamente si es tu madre la que lo hace.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *