La OMS recomienda no hacer de vientre después de comer puchero para no empeorar el cambio climático

Un informe de la Organización Mundial de la Salud ha puesto en jaque a Granada. Porque la OMS argumenta claramente lo que ha de pasar de ahora en adelante para cuidar mejor nuestro entorno y la atmósfera en la que vivimos. Según la investigación que ha dado pie a tal informe, uno de los platos de la gastronomía granadina es el gran culpable del cambio climático: el puchero.

Por ese motivo, fuentes de la OMS han emitido una circular que el Ministerio de Sanidad ha publicado en la que piden precaución a la ciudadanía a la hora de consumir este producto de la dieta granadina. En concreto, lo que piden es que los comensales no “hagan de vientre una vez consumido el puchero ya que los gases a expulsar provocan unas partículas que terminan afectando al cambio climático empeorándolo”.

Una situación que se empeora si el puchero está hecho de col y no de garbanzos. No obstante, la OMS matiza que si tras el puchero se come la pringá, lo mejor que deben hacer los comensales es no hablar ni siquiera durante al menos 24 horas para prevenir la expulsión de partículas “excesivamente cargadas”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *