Mira con terror su cuenta corriente por miedo a que al mirarla siga perdiendo dinero

Sudores fríos, tensión y malestar general. Así es como se siente Luis, un estudiante de la Universidad de Granada que cursa su noveno año de Derecho y que no quiere mirar nunca su cuenta corriente. A sus 27 años es incapaz de abrir la app que tiene su banca móvil para tal fin porque asegura que “no quiero llevarme un mal rato”.

La última vez que consultó su cuenta bancaria vio “como mi dinero de pronto había bajado mucho y yo no recuerdo haber gastado nada”. Su problema es que al no trabajar y ser algo perezoso sacándose sus estudios de Derecho en la Universidad de Granada, apenas ingresa dinero. “Ya ganaré el mes que viene, solo tengo que tener paciencia” aclara.

Mientras tanto, Luis se niega a mirar nunca más su cuenta corriente. “Solo le echaré un ojo cuando pague con la tarjeta y me dé error, mientras tanto prefiero no llevarme un mal rato, que bastante tengo con aprender Derecho Procesal” explica el joven.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *