Un granadino de 60 años, que aún vive con sus padres, empieza a creer que tiene que emanciparse

“Para mí que empieza a ser hora” es una frase que lleva repitiéndose Antonio desde hace ya varias semanas. A sus 60 años tiene la ligera sospecha de que igual ha llegado la hora de emanciparse de casa de sus padres, que aún viven, pese a rozar las nueve décadas de edad cada uno.

De hecho, esta curiosa familia vive en Villarejo desde 1978 y ha permanecido unida todo este tipo. Sin embargo, Antonio nunca ha tenido intención de marcharse de casa “porque no he visto el momento” pero ahora considera que igual “ha llegado la hora, ¿no?”. Aunque, matiza, si se marchara es porque quiere dejar algo más de intimidad a sus padres.

Por su parte, sus progenitores prefieren no entrar a valorar la opinión de su hijo porque “ya se lo hemos escuchado muchas veces y míralo, aquí sigue”. Según ellos, “también dijo que se sacaría un cursillo de mecanografía y no sabe ni lo que es un teclado”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *