Un matrimonio de Granada cuenta los días para que su bebé empiece a trabajar porque cuesta mucho dinero

Apenas tiene 7 meses, pero Adrián y Lola, los padres de Rafaelín, ya están deseando que pegue el estirón y empiece a trabajar. “Hombre, es que ya es hora” apunta Adrián. El matrimonio sostiene que si el crío consume tanto dinero y alimento es “porque supongo que algún día tiene previsto pagarlo ¿no?”.

Por eso, la pareja está convencida de que en cuanto tenga cierta soltura al andar y empiece a manejarse en el castellano, empezarán a buscarle trabajo en Granada, su tierra natal. No en vano, según esta pareja, Rafaelín es un bebé que más que un bebé parece un saco roto de perder dinero así que entienden que antes o después tendrá que empezar a contribuir en casa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *