Descubre que no le cabe ningún pantalón sólo un día después de Navidad

Fátima está preocupada. Han pasado ya casi 48 horas desde la cena de Navidad con su familia y algo ha cambiado. Desde que el pasado lunes por la noche todos cenaran en casa del tío Paco en Cenes de la Vega, sus pantalones han decidido declararse en huelga y no trabajar para ella. Así de claro lo admite la propia Fátima.

Esta granadina está muy preocupada porque desde que pasó la Nochebuena y con la ayuda de la Navidad, ni uno solo de sus pantalones le cabe. “Y me sobraba un dedo en la mayoría de ellos” apunta. Por lo que el drama está siendo de proporciones bíblicas en casa de esta joven que no admite que quizá se ha pasado comiendo langostinos.

Fátima sostiene que “la comida de Navidad sobraba, si ya nos pusimos finos por la noche ¿para qué comer al día siguiente?”. Sin embargo, cree que la presión social y el tener que compartir en redes sociales que sí estaba celebrando la Navidad “me obligaron a comer como si no hubiera un mañana”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *