Una familia abandona a su tío porque sigue hablando de política sentado en la mesa donde cenó en Nochebuena

“Yo soy de extrema necesidad, hombre ya” argumenta el tío Agustín. Él, a sus 62 años, se ha visto abocado a seguir comiendo solo y de las sobras que quedaron de Nochebuena dos días después de esta. El motivo es que su familia ha decidido dejarle hablando solo porque no para de dar la chapa con el mismo tema.

“Lleva desde Nochebuena dando el coñazo con la política” argumenta Luis, uno de sus sobrinos. “Estuvimos a punto de llamar a la ambulancia por si se había quedado pillado porque no para de repetir las mismas frases” señala David, su hijo. Y es que Agustín, vecino de Monachil, no sabe hablar de otro asunto que de ese.

De hecho, una de sus sobrinas acudió a la cena con coleta y su tío lo único que pudo decirle es que si ya se había hecho el coletas y podemita. Porque, según explican sus familiares, “no atiende a razones” y repite insistentemente que “la reconquista ya ha empezado en Andalucía, hostias”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *