Un autónomo de Granada descubre asustado que todos sus amigos quieren ser funcionarios

Lleva días enteros sin descansar su mente y noches si dormir porque la vida de Jesús ha dado un giro de 180º en las últimas semanas. Desde que a finales de diciembre su último amigo nini, Alberto, le confesó cuáles eran sus planes de futuro, cree que se debe estar equivocando. “Debo ser el más tonto de Graná”, afirma Jesús después de lo sucedido.

El motivo de tanto malestar es que se ha enterado que Alberto, su último amigo nini, ha decidido estudiar oposiciones para trabajar como funcionario. Y él, que es autónomo desde hace cuatro años, no para de preguntarse cómo es posible que todos sus amigos hayan decidido querer ser funcionarios y ninguno quiera trabajar en una empresa suya o de otros.

“Estoy acojonado”, sostiene Jesús. “Esto no puede ser normal, a ver si ahora van a tener todos trabajo menos yo y no voy a poder hacer planes de aquí a que me llegue una jubilación que nunca podré disfrutar”. Porque lo cierto es que de sus 12 amigos más cercanos, todos han decidido antes o después prepararse unas oposiciones para trabajar del Estado.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *