Un estudio confirma que las sardinas van más cómodas en lata que los granadinos a veces en el metro

Cuando hay partido del Granada, cuando están las rebajas o cuando hay algún acontecimiento importante, las sardinas en lata viven más cómodas, y eso que ya están muertas, que los granadinos al viajar en uno de sus medios de transporte públicos más conocidos: el metropolitano.

Según un informe del Instituto Granadino de Malafollás, “Granada tiene un problema con el espacio que tiene su metro porque hay veces que es más fácil olerle el sobaco al pasajero de al lado que respirar por uno mismo”. No en vano, “en horarios de máxima afluencia, los pasajeros se convierten en sardinas en lata que van más incómodas que las propias sardinas”.

Con todo, el estudio también refleja que los granadinos “son personas que se lo toman todo a broma y son capaces de hacer chistes con esa situación”. Es más, “se han llegado a dar casos en los que ha habido algún que otro ligue porque ya se sabe que el roce hace el cariño”, sentencia el informe.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *