La UGR investiga cómo es posible que ningún carro de supermercado se mueva recto y cómodo

Un grupo de investigadores de la Facultad de Física de la Universidad de Granada (UGR) están detrás de desentrañar uno de los grandes enigmas de la humanidad: ¿por qué son tan malos los carritos de supermercado? Hasta la fecha no se ha encontrado ni uno solo de ellos cuyo desempeño como tal sea correcto. Todos giran, pesan demasiado o incluso pueden estar oxidados.

“Creemos que es algún tipo de reacción física que hace el propio carrito en señal de protesta”, argumentan los investigadores. “Se sienten oprimidos y obligados a trabajar y por eso se niegan a hacerlo de manera cómoda y justa con quienes los usan”. Por eso, nunca un carrito de supermercado se ha movido como debiera, aunque fuese completamente vacío.

Por más que se han intentado cambiar los diseños, los pesos y hasta las ruedas, nunca un carrito de supermercado ha cumplido con su función de manera eficiente. “Si hayamos la respuesta, será un pequeño paso para el hombre pero un gran paso para salir del supermercado sin los brazos hechos mistos”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *