Muere de placer tras meterse en la cama con un pijama gigante y rodeada de almohadas

Alicia, una joven granadina de 22 años, ha muerto de placer durante unos minutos después de que anoche decidiera meterse en su cama con el pijama más grande que tenía por casa y hacerlo rodeada de almohadas. Según cuenta su familia, Alicia se fue a dormir y lo último que se le pudo escuchar fue “ay, qué a gustito”.

Beautiful young woman sleeping while lying in her bed and relaxing comfortably. It is easy to wake up for work or the day off. Concept of pleasant and rest reinstatement for active life.

Instantes después de pronunciar esa frase, Alicia murió durante unos instantes. La propia granadina confirma que sucedió: “Estaba tan cómoda que durante unos segundos sentía que estaba en el paraíso, que esto no podía ser real”. Recuerda incluso que llegó a ver “la luz al final del túnel” pero que algo la devolvió a la vida.

Su perro acababa de acercarse a su cama para darle las buenas noches cuando de un movimiento le retiró parte de las sábanas. “Me entró frío de repente y acabé por despertarme”, confirma Alicia quien en ese momento dejó de estar muerta de placer.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *