Un cuñado granadino pide perdón y reconoce que lleva años hablando sin saber e inventándose cosas

Antonio ya no puede más. Después de meses pensándoselo, ha decidido dar un paso adelante y confesar. Antonio, granadino de 43 años, ha reconocido a su entorno más cercano que casi todo lo que dice lo dice sin saberlo e inventándose datos. Es decir, ha reconocido de manera oficial que sus amigos estaban en lo cierto: es un cuñado.

“Ha sido mucho tiempo escondiéndome de mis propios actos y ya he decidido que no puedo esperar más, tengo que confesar”, argumenta. “Cuando digo que tal coche es mejor que el otro lo digo sin tener ni la más remota idea, lo siento”. Es más, asegura que todo cuanto haya contado en materia de automóviles es “mentira y si es verdad es solo por casualidad”.

“Ni siquiera me gusta el fútbol, soy un fraude”, confiesa Antonio. “Hace años que hago como que me interesa para poder tener charlas de bar pero la verdad es que ni lo entiendo y encima me aburre”, sentencia. A partir de ahora, se ha prometido que será más sincero con todos sus seres queridos a los que les recomienda que le echen un ojo al nuevo móvil chino que va a salir, “que me han dicho que es el mejor que un iPhone”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *