La mayoría de hombres granadinos confiesan no saber dónde mirar cuando tienen que entrar que una tienda de lencería

Es un momento incómodo para muchos de ellos. No saben dónde mirar. Sienten que miren hacia donde miren estarán incordiando o molestando a una mujer. Ellos son los hombres de Granada que entran a una lencería. Según un estudio publicado por el Instituto de Machos Granadinos (IMG), la mayoría no se siente cómodo en una tienda de lencería.

El estudio recoge que “no saben hacia dónde mirar porque puede que al mirar a un sitio parezca que son unos salidos”. De hecho, según se desprende de la investigación, los granadinos que entran a una tienda de lencería y se quedan mirando al horizonte empiezan a preocuparse por si alguien cree que están tratando de mirar alguna ropa interior sexy.

“No son unos depravados, solo están confundidos”, explica el estudio. La realidad es que muchos no saben dónde colocarse para no incomodar a nadie y confiesan pasarlo “muy mal” cuando tienen que ir a comprar algo. “Temen que crean que la ropa es para ellos porque son unos salidos y no saben ni siquiera que voz poner”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *