Sueña con que las ranas críen pelo para a ver si por fin sus padres le regalan el coche que le prometieron

“Te compraremos un coche cuando las ranas críen pelo”, le dijeron los padres de Lucía hace algunos meses. La chica, que es muy consciente de las dificultades que ello entraña, lleva desde entonces soñando “muy fuerte” para ver si se produce el milagro y finalmente nacen ranas que por fin críen pelo.

“Necesito un coche y lo necesito ya”, argumenta la joven que no quiere esperar demasiado tiempo. “No descarto hacer la carrera de biología o veterinaria, lo que antes me permita conseguir ranas con pelo”, confiesa Lucía. Hasta el momento, sus sueños siguen siendo eso, sueños. Las ranas siguen sin criar pelo y ella sin tener coche. La promesa de sus padres tendrá que esperar.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *